El Drama Crístico es la viva representación del Drama Particular que debe vivir el Iniciado en el camino que lo conducirá hasta el Padre que mora en Secreto. Las Siete Palabras de la Crucifixión, tienen verdadera actualidad aquí y ahora.